Haz una consulta
Industria automotriz, Materiales

¿Por qué el EPP es uno de los materiales favoritos de los fabricantes de vehículos?

25 octubre 2019

Parachoques, amortiguadores, reposacabezas, rampas antideslizantes y elementos de suelo son solo algunos de los componentes para los que los fabricantes de automóviles eligen el polipropileno expandido (EPP).

Los beneficios de usar este polímero son numerosos y están relacionados tanto con la seguridad de los pasajeros como con la eficiencia energética de los vehículos. Entre ellas, podemos destacar las siguientes:

Ligereza y adaptabilidad

¿Por qué el EPP es uno de los materiales favoritos de los fabricantes de vehículos?
¿Por qué el EPP es uno de los materiales favoritos de los fabricantes de vehículos?

El peso y el espacio disponibles para los componentes de los vehículos son limitados. Los fabricantes de automóviles buscan más ligereza en sus diseños, con el objetivo de reducir el consumo de combustible y, por tanto, alcanzar una mayor eficiencia energética. Esto supone que las piezas y componentes de los vehículos deben ser cada vez más ligeros para adaptarse a esta tendencia. De hecho, se estima que aproximadamente un 15% del peso de un vehículo corresponde a materiales plásticos.

El EPP es un material de muy bajo peso y ampliamente moldeable, que se adapta a las limitaciones de espacio y a la forma que requiere cada componente. Esto facilita la obtención del diseño deseado en componentes como por ejemplo los reposacabezas o los reposabrazos. El EPP está disponible en una gran variedad de densidades, lo que permite a los fabricantes elegir la idónea para cada elemento.

Seguridad

Una de las tendencias más importantes de la industria automovilística es el diseño de vehículos seguros, que presenten una mayor resistencia en caso de accidente. La carrera de las marcas para mejorar las condiciones de protección que ofrecen los coches a sus pasajeros pasa por la elección de los materiales. En este sentido, la resistencia mecánica y la elevada absorción de impactos del EPP lo convierten en el material perfecto para ciertos elementos de seguridad pasiva de los vehículos. Aporta ergonomía y protege a los pasajeros contra lesiones en caso de accidente. Algunos ejemplos de aplicación del polipropileno expandido para incrementar la seguridad en los vehículos son: parachoques y parrillas, revestimiento de puertas (protege en impactos laterales), rampas antideslizantes, reposacabezas, revestimiento de suelos, amortiguadores...

Sostenibilidad

Otra de las tendencias de la automoción es la reducción de emisiones contaminantes y vehículos más respetuosos con el medioambiente (prueba de ello son las ventas de coches eléctricos, que según la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) crecieron un 37,8% en el segundo trimestre de 2019 en la Unión Europea).

En materia de sostenibilidad, la elección de los materiales es determinante desde muchos puntos de vista. Por una parte, el polipropileno expandido es un material 100% reciclable. Además, no contiene compuestos orgánicos volátiles, ni sustancias que contribuyan a eliminar la capa de ozono, ni metales pesados. Es decir, no genera residuos. Su inclusión en los vehículos aporta una mayor eficiencia energética, ya que es ligero y esto supone un ahorro de combustible y, por tanto, una reducción del consumo y de las emisiones contaminantes. De hecho, los coches son responsables del 12% del total de las emisiones de dióxido de carbono en la Unión Europea.

Resistencia

La durabilidad de los materiales es esencial para ofrecer al consumidor un producto final de calidad y asegurar el correcto funcionamiento del vehículo. La resistencia del EPP no es solamente mecánica, sino que garantiza además una larga durabilidad, ya que permanece intacto sometido a corrosión y en contacto con agua y productos químicos. Esto lo convierte en un plástico de uso ampliamente extendido en la fabricación de componentes para automóviles. Asimismo, se utiliza en la fabricación de los embalajes con los que se transportan y almacenan las piezas de automoción.

Otras ventajas

Los beneficios del EPP no terminan aquí. El polipropileno expandido es un material económico y tiene la ventaja añadida de que permite reducir el tiempo de montaje, lo que redunda en una nuevo ahorro de costes. Además, proporciona un alto aislamiento térmico y acústico. Es por esta razón que se usa habitualmente para revestir el suelo o el maletero de los coches.

Al tratarse de un polímero, permite la elaboración de los componentes por medio de la técnica de moldeado. Este método se caracteriza por los altos niveles de producción a un coste reducido, lo que lo convierte en idóneo para series medias y largas (como es el caso de la automoción). Finalmente, destacan su flotabilidad y la facilidad de combinación con otros materiales como acero, metal, espumas, cubiertas de tela y piel, etc.. Esta versatilidad resulta especialmente importante para el diseño.

Todos estos beneficios convierten al EPP en uno de los materiales de uso más extendido en la industria automovilística para la fabricación de todo tipo de componentes, con funciones tanto estructurales como de protección, e incluso estéticas. En Knauf Industries Automotive mantenemos un firme compromiso con la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías que proporcionen mejoras a la industria, así como materiales que se adapten a sus nuevas necesidades y retos.

¿Necesita ayuda?

Haz una consulta.

Política de cookies

Este sitio usa cookies. Al continuar navegando, acepta nuestro uso de cookies.
Descubre más aquí | Cerrar

 

Haz una consulta

Haga su pregunta en una consulta que será atendida de forma individualizada y recibirá una respuesta detallada, sea cual sea el país o la región en que necesite nuestra asistencia.