Haz una consulta
Calidad, Value Chain, Tendencias

Control de calidad y mejora continua: las claves de Knauf Industries en la producción de componentes plásticos para la industria de la automoción

26 noviembre 2020

La alta calidad es un valor en sí mismo que esperamos en casi todas las áreas de la vida. Por este motivo, para poder competir eficazmente, así como conseguir y fidelizar clientes, las empresas deben ser capaces de satisfacer las cada vez más exigentes demandas en cuanto a calidad y mejora continua.

En la industria de automoción es absolutamente fundamental lograr una gestión eficaz de la calidad, siendo además una factor que concierne a todas las empresas de la cadena de suministro. Como fabricantes de componentes moldeados de Polipropileno Expandido (EPP) y Poliestireno Expandido (EPS) para las principales marcas de automóviles, en Knauf Industries consideramos y tenemos totalmente asumido que la calidad es el factor clave y fundamental de todas y cada una de nuestras actividades.

Debido a su especificidad, la industria de la automoción establece unos estándares de calidad muy exigentes para toda su producción. Esto significa que cada componente utilizado para fabricar un automóvil debe ajustarse a dichas normas y estándares con total precisión. Solo de esta manera se consigue la suficiente fiabilidad y seguridad en la conducción. Los sistemas de seguridad pasiva y las piezas que protegen a los pasajeros durante un accidente juegan un papel especial y de máxima importancia. Dichos sistemas están sujetos a unas normas de fabricación muy estrictas y son sometidos a pruebas de gran exigencia, con el fin de asegurar que cumplen con los más altos requisitos de calidad.

Lograr la compatibilidad perfecta de un componente con los parámetros definidos requiere de una adecuada gestión de los procesos relacionados con la calidad de la producción. Knauf Industries fabrica una amplia gama de piezas de automóvil de EPP y EPS en 18 plantas en todo el mundo. En sus actividades diarias combina un rico “know-how”, con la innovación y la gran experiencia que le proporcionan sus muchos años de trabajo en el sector de la automoción, llevando a cabo procesos fundamentados en los mejores estándares de calidad.

¿Por qué es tan importante el control de calidad en la industria de la automoción?

Los vehículos a motor tienen un gran impacto en la vida de las personas: no solo les permiten moverse libremente, sino que incluso se han convertido en parte importante de su estilo de vida. Por ello se exige una calidad integral y completa de los automóviles, que abarque no solamente a la comodidad de uso o al diseño, sino sobre todo a la seguridad de conducción. La calidad de un automóvil está estrechamente relacionada con los componentes de los que está fabricado, incluyendo cómo encajan y cómo funcionan juntos. Actualmente, los fabricantes de automóviles producen solo una pequeña cantidad de piezas de automóviles, la gran mayoría de ellas proviene de proveedores externos. Por ese motivo, se han desarrollado algunos de los estándares de calidad más rigurosos en esta industria. El mejor ejemplo es la empresa de automoción global Toyota, que se ha convertido en un punto de referencia para los estándares de calidad para las empresas manufactureras de todo el mundo.

Los estándares restrictivos en la industria de automoción deben ser cumplidos tanto por el fabricante de automóviles (OEM) como por los subcontratistas de Nivel 1, Nivel 2 o Nivel 3 en toda la cadena de suministro. Knauf Industries tiene una amplia experiencia en cada uno de estos roles, por lo que somos conscientes de los requisitos de calidad específicos en todas las etapas de la cadena de suministro.

Calidad de producción en la industria automotriz: normas y estándares más importantes

El estándar más importante para la industria de la automoción es el IATF 16949: 2016, creado por el International Automotive Task Force (IATF). Este certificado se otorga exclusivamente a aquellas empresas que cumplen estrictos requisitos relacionados no solo con la calidad de los productos en sí, sino también con la organización de la producción. La calidad de la gestión de todo el sistema, incluidos los procedimientos de control de calidad o respuesta a una situación de crisis, está sujetos a evaluación.

Por otra parte, un fabricante de automóviles con certificación IATF debe cooperar con toda una cadena de proveedores que cumplan el mismo estándar, ya que sus productos son parte de su propio proceso. Esta certificación es, por lo tanto, una garantía de que una determinada empresa no solo cumple con los requisitos del sistema de gestión de calidad, sino que también implementa de manera efectiva procesos de mejora continua, gracias a los cuales es capaz de: prevenir errores, mantener la repetibilidad de la calidad del producto y procedimiento, así como la continuidad de la producción. Todas las plantas de Knauf Industries en España han superado con éxito el proceso de certificación IATF y, además, se someten regularmente a auditorías minuciosas divididas en múltiples etapas de acuerdo con 16949: 2016.

Mejora continua en la práctica: el ejemplo de la planta de Knauf Industries de Vilafranca

En la fábrica polaca de Knauf Industries en Vilafranca, donde se crea una gama completa de componentes moldeados por inyección tanto para la industria de automoción como para otros usos, el método Kaizen de mejor continua tiene un gran protagonismo. Este sistema destaca por la absoluta implicación y máxima conexión de todos los empleados, tanto en los procesos productivos como organizativos. Es fundamental que los procesos críticos estén debidamente identificados y que se lleven a cabo de forma coherente con las expectativas. Un método útil a este respecto es el control estadístico de procesos (SPC), que sirve para supervisar y controlar los procesos de producción.

Los posibles errores y amenazas a la calidad del producto se eliminan mediante auditorías internas diarias en la línea de producción. Knauf Industries también aplica el método de control de calidad Poka-Yoke desarrollado por Toyota, que se basa en el principio de "cero defectos", que podrían resultar, por ejemplo, de la falta de atención humana. Las modernas tecnologías reunidas en nuestro propio laboratorio de medición permiten un control exhaustivo. Los parámetros de las piezas fabricadas se controlan mediante sensores láser, cámaras de visión o espectrofotómetros. Sin embargo, como lo más importante evitar errores incluso antes de que surjan, Knauf Industries invierte fuertemente en sus empleados, a través de la formación y la óptima gestión de sus recursos humanos. De hecho, son los trabajadores de producción más experimentados los que crean calidad, mientras que la tecnología se utiliza solo como soporte. La mayoría del equipo de Knauf Industries está formado por empleados a largo plazo, lo que le confiere un alto grado de estabilidad y confianza en el curso correcto de sus procesos.

¿Necesita ayuda?

Haz una consulta.

Política de cookies

Este sitio usa cookies. Al continuar navegando, acepta nuestro uso de cookies.
Descubre más aquí | Cerrar

 

Haz una consulta

Haga su pregunta en una consulta que será atendida de forma individualizada y recibirá una respuesta detallada, sea cual sea el país o la región en que necesite nuestra asistencia.