Haz una consulta
Futuro, Industria automotriz

Cómo está afectando el coronavirus al desarrollo de vehículos autónomos

30 agosto 2021

Hace tan solo unos años, se predijo que, a partir del 2022, todos seríamos pasajeros de vehículos autónomos. Sin embargo, la realidad es que, en la actualidad, la posibilidad de conducir sin piloto aún debe superar muchos problemas técnicos y legales.

¿Cuándo se convertirán en realidad los vehículos autónomos?
¿Cuándo se convertirán en realidad los vehículos autónomos?

Por otro lado, la investigación relacionada con estas tecnologías se ha visto frenada por la crisis provocada por el coronavirus. Sin embargo, paradójicamente, el COVID-19 ha supuesto, también, algún efecto positivo en el sector de los vehículos autónomos.

Un parón en la producción de automóviles y en el desarrollo de vehículos autónomos

Sin duda, la epidemia del coronavirus ha interrumpido las cadenas de suministro en todos los sectores de la industria, incluido el automotriz. Los fabricantes de automóviles se han visto obligados a detener o ralentizar la producción y reasignar recursos de I + D a otras áreas estratégicas de la actividad empresarial.

Ahora, la prioridad es recuperarse cuanto antes de la crisis y volver a las operaciones normales en cuanto la situación sanitaria lo permita. En concreto, el desarrollo de tecnologías para automóviles de nivel 4 o 5, totalmente autónomos, se ha retrasado. Por lo tanto, hoy en día estos automóviles aún no están listos para su despliegue masivo.

Son muchos los obstáculos a superar que incluyen no solo aspectos tecnológicos, sino también legales y, sobre todo sociales, relacionados con la falta de confianza en la tecnología artificial.

No obstante, los cambios en los hábitos de viaje a consecuencia de la pandemia han provocado que un número cada vez mayor de personas expresen su deseo de utilizar un vehículo o un taxi autónomo.

¿Está el vehículo autónomo cada vez mejor percibido?

Uno de los muchos cambios de hábitos provocados por la epidemia del coronavirus ha sido que muchas personas hayan abandonado el transporte público, e incluso los taxis, a favor de los medios de transporte individuales.

Pero, ¿qué pasaría si fuera posible pedir un automóvil inteligente autónomo y viajar como pasajero, sin la necesidad de interactuar con otro ser humano? La epidemia ha demostrado, también, que los camiones autónomos podían garantizar la continuidad del suministro en situaciones de crisis.

Una máquina no se cansa nunca, puede funcionar las 24 horas del día y no necesita estar en cuarentena. En China, una de sus compañías tecnológicas utilizó 104 vehículos autónomos para desinfectar calles y transportar alimentos y suministros a los hospitales.

La capacidad de mantener la distancia, la comodidad y los sistemas de seguridad activa hace que los automóviles autónomos sean más populares en la actualidad.

Según una encuesta realizada por la Asociación de Tecnología del Consumidor de EEUU, el 26% de los consumidores perciben la idea del transporte autónomo de una forma mucho más positiva que antes de la pandemia.

Otro informe estadounidense: el de Movilidad del Consumidor (Motional), revela que el 62% de las personas encuestadas considera que los automóviles autónomos son el futuro.

¿Cuándo estarán listos los coches autónomos para circular por las calles?

Compañías de análisis como McKinsey, esperan que la demanda individual de tecnología autónoma aumente drásticamente una vez que la crisis disminuya. Sin embargo, la industria está experimentando, actualmente, una desaceleración significativa. La principal causa son las interrupciones en el suministro de componentes electrónicos y semiconductores.

Según el informe de PwC, el impacto de la crisis en la automatización será visible a corto, medio y largo plazo. En el corto plazo, reduciendo la producción y las ventas, y en el largo y medio plazo, disminuyendo la inversión. Los autores del estudio indican que, en Europa, en el año 2035 la cuota de coches autónomos de nivel 4 y 5 podría ser de, aproximadamente, un 14%.

Se prevé que el aumento en la fabricación de coches autónomos será mayor en China, alcanzando alrededor del 34%. Sin embargo, antes de que se puedan alcanzar estas cifras la industria debe superar algunas barreras tecnológicas clave.

Hoy en día, la conducción de vehículos autónomos no está permitida en la mayoría de los países por motivos de seguridad. Recientemente, se autorizó temporalmente a los coches de nivel 4 a circular en zonas designadas en Alemania. Los coches de nivel 3 ya están disponibles en Japón. Mientras que, algunos estados de EEUU. y China, tienen leyes que permiten que los automóviles autónomos se prueben en la vía pública.

Lea también: ¿Cómo influirá la COVID-19 en el desarrollo de los coches eléctricos y autónomos?

Las tecnologías que cambiarán el futuro de la industria de la automoción

Actualmente, casi todos los automóviles nuevos están equipados con algún tipo de solución de automatización. Los vehículos ya pueden controlar la velocidad y el carril en carreteras y autopistas. Sin embargo, el conductor debe estar listo para reaccionar en todo momento.

Cuando la normativa lo permita, con los vehículos de nivel 3 será posible: quitar los pies de los pedales, soltar el volante y hasta dejar de mirar la carretera si se trata de una ruta recta y bien señalizada.

No obstante, solamente los automóviles con un nivel 4 y 5 de automatización tienen el control completo de la situación. A estos vehículos se les considera de automatización total. Pero para su implementación es necesario desarrollar estándares comunes.

La solución ideal sería la creación de una única plataforma tecnológica, desarrollada a partir de la experiencia de todos los fabricantes. De esta forma, se podrían unificar los estándares de seguridad, lo que se traduciría un significativo aumento de la confianza en las tecnologías autónomas.

Knauf Automotive, una empresa preparada para desarrollar componentes aptos para vehículos autónomos

En Knauf Automotive estamos especializados en fabricar componentes para automóviles de Polipropileno Expandido (EPP), un material flexible, rentable y fácilmente moldeable.

Una de las múltiples ventajas del EPP es que es uno de los materiales que mejor puede contribuir, en el futuro más próximo, a la fabricación estandarizada de enrutamiento de cables. Así como también en la protección de la parte electrónica más sensible de los automóviles autónomos.

Los componentes de EPP se caracterizan por la gran precisión en su modelaje. Además son muy livianos y, al mismo tiempo, ofrecen protección térmica y mecánica, amortiguando los golpes. De hecho, en la actualidad ya se está utilizando este material en la nueva generación de coches eléctricos, tanto para proteger el cableado como las baterías.

¿Necesita ayuda?

Haz una consulta.

Política de cookies

Este sitio usa cookies. Al continuar navegando, acepta nuestro uso de cookies.
Descubre más aquí | Cerrar

 

Haz una consulta

Haga su pregunta en una consulta que será atendida de forma individualizada y recibirá una respuesta detallada, sea cual sea el país o la región en que necesite nuestra asistencia.